curiosidades de las libélulas

Curiosidades de las libélulas

Las hermosas y exuberantes libélulas son insectos depredadores y carnívoros. Estos suelen consumir cantidades considerables de mosquitos, por lo que cumplen una función muy importante dentro del ecosistema.

En la actualidad hay más de 5.000 especies de libélulas, quienes presentan diferentes características en sus estructuras; de acuerdo a la zona en donde habitan, así como a sus comportamientos en general.

En breve te mencionaremos algunas de las más impactantes curiosidades de las libélulas, que de seguro te encantarán:

Tienen patas pero no caminan

Aunque las libélulas poseen patas, estas no les sirven para caminar. Sin embargo, cumplen su función al permitirles posarse sobre diferentes superficies, atrapar algunas presas y sujetarse ante vientos fuertes.

¿Las libélulas son caballitos del diablo?

La respuesta es no, y es que guardan gran parecido pero resulta que son de grupos totalmente diferentes. Y una manera de distinguirlas es por medio de sus alas, ya que las libélulas las tienen más anchas que los caballitos del diablo.

Tiempo de vida variable

El tiempo de vida de estos espectaculares insectos puede variar mucho de una especie a otra. Algunas llegan a vivir entre 2 a 3 semanas, mientras que la libélula rayadora de puntas negras podría alcanzar los 6 años en total.

Sus alas son versátiles

Estos insectos son de los pocos que poseen la capacidad de mover sus alas de forma simultánea o por separado. Esto les resulta muy óptimo al despegar y al mantener vuelos largos.

Observan en 360 grados

Así es, los ojos de la libélula son una maravilla de la naturaleza. Los mismos están compuestos por unas 30.000 diminutas macetas hexagonales, las cuales poseen retina y cristal propio. Por eso pueden mirar en 360° sin tener que mover la cabeza.

¿Existieron libélulas prehistóricas?

La vida de la libélula en el planeta Tierra data de hace más de 300 millones de años. Esto se comprobó gracias a las alas fosilizadas halladas por los investigadores, las cuales increíblemente medían más de 90 centímetros.

¿Dónde encontrar una libélula?

Si quieres maravillarte con estos insectos deberás ir a lugares húmedos. Ya que allí es donde suelen habitar las libélulas, algunas de sus zonas favoritas son los ríos, lagos, charcos y tierras (cubiertas de pantano).

El menú de las libélulas

Casi todas las libélulas tienen un menú en común o muy parecido. Y entre sus presas preferidas se encuentran: las moscas, polillas, abejas y, por supuesto, las mariposas.

Las libélulas más rápidas

curiosidades de las libélulas

Entre las libélula más rápidas se encuentra la libélula común, con un alcance de 85 kilómetros por hora. Aunque, la especie australiana Austroplebias costalis llega a los 97 kilómetros por hora.

Poseen un súper cerebro

El cerebro de las libélulas está diseñado para que, al menos un 80%, se encargue de analizar y procesar la información visual que hay a su alrededor, dada la complejidad de la estructura interna de sus ojos.

Libélulas migratorias

Algunas especies de libélulas, como la Pantala flavescens, son capaces de recorrer grandes extensiones con la finalidad de migrar de un lugar a otro. Para ello realizan vuelos sobre los océanos de unos 17.000 kilómetros de distancia.

Son muy veneradas

A lo largo de la historia humana, las libélulas han sido veneradas por diferentes culturas. Por ejemplo, en Japón existen excursiones para su estudio; en China se asocian a la buena suerte y a la prosperidad; y en algunos lugares de América representan la felicidad y la pureza.

¿Atacan a los animales y humanos?

A pesar de que existen historias en donde se refieren a la libélula como un atacante de los caballos, y de algunos humanos, se ha demostrado que esto no es así. Y es que a las mismas tan solo les llaman la atención otros insectos.

Una forma asquerosa de respirar

Las libélulas respiran mediante el ano, ya que es al final del abdomen en donde se encuentran las branquias, y donde se produce el intercambio de gases que le permite obtener oxígeno.

Un apareamiento en pleno vuelo

La gran mayoría de las libélulas aprovechan los largos vuelos para aparearse. Y el acto sexual suele durar tan solo un par de minutos, según la especie correspondiente.

Las libélulas detectan la salud de los espacios

Las libélulas tienden a elegir como hogar aquellos espacios que estén libres de contaminación, donde el agua circule de manera apropiada. Por ende, estos insectos se vuelven un indicador de la salubridad.

Las tácticas de las libélulas

En ocasiones, las libélulas llevan a cabo un tipo de ilusión óptica para engañar a sus potenciales presas o a los depredadores que quieran invadir su territorio. Esto lo logran gracias a sus movimientos rápidos y casi imperceptibles.

Existieron antes que los dinosaurios

Así es, las libélulas se encuentran en nuestro planeta mucho antes de que existieran los primeros dinosaurios. Estas se sitúan en el periodo del Carbonífero. Y la gran diferencia con las actuales es que aquellas eran gigantescas, llegando a medir casi un metro en una de sus alas.

Son muy elegantes

curiosidades de las libélulas

Si observas a una libélula en pleno vuelo te darás cuenta de que la destreza de sus movimientos es de admirar. Es por esto que se considera como uno de los insectos más elegantes del reino animal.

Dar un comentario